• Ana Elisa P.

Teenager in da house!


  • Mamá, tengo miedo de crecer.

  • Mamá, dice mi hermana que cuando sea adolescente ya no le voy a hacer caso…

  • Mamá, ¿que películas ven los adolescentes?

  • Mamá, gracias por haberme acompañado durante mi infancia…

  • Mamá, ¿cuándo sea adolescente voy a olvidar lo que me gustaba de chiquita?

Y así, sin fin. Mamá solo responde con una sonrisa y un abrazo. No le puedo decir que yo tengo aun mas miedo, que quisiera detener el tiempo, cincelar en mi memoria su sonrisa cándida y capacidad de asombro. He disfrutado tanto sus comentarios sobre lo que sabe que sucederá o, mejor dicho, que puede y debe cumplir con el estereotipo del adolescente, sin embargo, a pesar de los cambios sigue siendo chiquita.


Hace mucho tiempo escribí sobre mi hija grande/chica, que rockeando en un concierto de CD9 enviaba mensajes en su celular de juguete de princesas. Pues ese ser grande y chica a la vez solo se ha acrecentado. El temido parteaguas de la adolescencia. Llevamos unos días entre lagrimas y risas. Mientras bailó ballet, nunca me dejó ponerle ni brillito en los labios para los festivales, porque categóricamente dice que las niñas no se pintan, pero cumplir 13 es otra historia y “necesita” maquillaje. Entramos a la tienda y le mostraron brillitos ligeramente rosas o traslucidos, no pudo con la idea de que se lo probaran. Intimidada y rebasada por un espacio así, nos salimos a pensar.


Es muy alentador verla enfrentar el mundo, encontrar su lugar en este huracán de emociones. Es buena señal que busque pertenecer y hacer lo que hacen los demás, propio de esta etapa, sin embargo, ella es…muy ella. Ideas claras, gustos definidos. No sabe qué quiere de regalo de cumpleaños, algo de preadolescente, pero nada de lo que le propongo le gusta, en el fondo de su corazón creo que sería feliz de pedir algo de chiquita, de lo que la ha acompañado y hecho sentir segura, pero no quiere ceder ante la tentación.


Me preguntó qué quiere decir teenager. Pareciera que se prepara para iniciar esta etapa como si fuera a cumplir un examen. Es tan solo el inicio, pero la adolescencia ¡ya llegó! ¡Ya esta aquí!


Como es de esperarse, en varios momentos del día, no soy su persona favorita. Por suerte ha encontrado en su hermana ese eslabón de comunicación cuando conmigo no fluye. Agradezco infinitamente ser su mamá, en este espacio en el tiempo, con esta familia que nos acompaña en el camino. Yo en mi adolescencia encontré un espacio en la Trova, y entre otras canciones grabé en mi corazón: agobiado me detengo y no imagino, tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio y coincidir. Tanto tanto la canté sin saber que me estaba preparando para la vida.


Bienvenida mi teenager, te amo con todo mi corazón.



179 vistas

Padres de Hijos con Necesidades Especiales |  2019  | phineblog@gmail.com

Síguenos
  • Twitter - White Circle
  • Facebook - White Circle