• Gabriel Martínez Ortega

Conmemorando el Día Mundial de los Fisioterapeutas: su gran labor


En el marco del día mundial del terapeuta físico deseo compartir una breve perspectiva sobre el ser terapeuta físico o fisioterapeuta en México, la importancia que tiene en la relación con nuestros pacientes, y cómo ésta afecta de manera directa en el apego de paciente y familiares a nuestros planes de intervención para conseguir las metas y resultados que deseamos se vean en lograr mayor independencia y autonomía.


Quisiera comenzar con un breve contexto de esta profesión en nuestro país. Al día de hoy surge mayor interés por muchos jóvenes en estudiarla, ya que ofrece diversas oportunidades de crecimiento profesional y económico. Pero deseo agregar que esta rama de la medicina no solo me ha ofrecido las mayores y gratas recompensas profesionales, sino, me ha dado el crecimiento y desarrollo humano que veo en mi persona al acompañar el proceso terapéutico largo, complejo, frustrante, a veces doloroso, en ocasiones cansado tanto física y mentalmente de mis pacientes, donde día a día descubro que un aspecto importante es coadyuvar a una persona y sus familias a continuar, seguir y lidiar con adversidades, para que “no tiren la toalla”.


Es entonces que me doy cuenta que puedo y debo ser un motivador, un entrenador, un terapeuta tanto físico, pero también ayudar a soportar sus emociones y frustraciones, a guiar sus pensamientos en algo positivo para mantenerlo en el proceso terapéutico.


A veces medito y hago una retrospectiva de lo que he hecho como terapeuta para ser más empático, mejor ser humano, para tener presentes las dificultades de las personas que veo en el lugar donde trabajo y que continúen con sus proyectos de vida.


Procuro poner en contexto esto para realizar mi trabajo y usarlo como motivación para dar lo mejor de mí para poder ofrecerles una mejor experiencia de mantenerse positivos, optimistas y por qué no, a veces dar esperanza e ilusión.


Las cualidades físicas del ser humano son increíbles, lo único que necesitamos es tener claras nuestras metas y ponernos objetivos de a poco para conseguir sueños como retomar ese trabajo que dejó porque hace meses tuvo un accidente, volver a la escuela con mayor seguridad para poder desplazarse sin ayuda, o dar un poco de certeza a los padres que día a día viven con la discapacidad para aliviar un poco sus preocupaciones, ayudar a un adulto mayor a disfrutar momentos familiares sin dolor en su cuerpo, o ayudar a un adolescente o atleta a llegar a la meta de esa competencia tan anhelada.


Hoy es un día en el que aplaudo e invito a reconocer a mis colegas que son expertos en la recuperación del movimiento humano.


Extiendo la invitación a nuestra comunidad a validar su importancia en la atención a la salud, a recordar que el movimiento es fundamental para mantener un buen estado de salud y que un terapeuta físico siempre ofrecerá un trato humano para quienes tienen alguna limitación física, con actitud, amabilidad y sobre todo tendrás la seguridad que quien te atiende es un profesional que buscará alcances tu máximo potencial físico.


¡Felicidades a todos quienes amamos esta profesión!



* Por: Gabriel Martínez Ortega, Fisioterapeuta de Clínica Cerebro, en CDMX


57 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

No te pierdas ningún contenido