• Phine

Adiós a mi niño de fantasía


Adiós mi niño de fantasía. Nunca fuiste de verdad. Sólo estabas en mi esperanza. Pero te sentí tan real que aun puedo imaginarte.


Puedo verte corriendo hacia mis brazos. Puedo oír como me gritas mamá

Y como me cuentas tus pequeñas aventuras

Puedo ver como haces castillos de arena en la playa

Y como jugamos juntos con plastilina

Aprendiendo a andar en bicicleta. Comprándote tus primeros patines

Señalando un avión que ves en el cielo.


Pero no eres real. Tu ausencia aun me produce un dolor. Aquí, muy dentro, en un sitio al que no puedo llegar para sacarlo. No sé dónde está esa tristeza que a veces se apodera de mí.


Pero ya no derramo lagrimas por ti. He aprendido a convivir con tu inexistencia.


Había hecho tantos planes para nosotros que ahora no sé qué hacer con ellos. Ocupan sitio en mi cabeza, en mi corazón y en mis manos. Los voy barriendo y los escondo en huecos en los que no quiero volver a encontrarlos. Pero tarde o temprano reaparecen. Como trozos de papel arrugados.


Y la tinta está corrida por lágrimas antiguas.


Pero hoy te digo adiós, mi niño de fantasía, tan perfecto, tan irreal. Debo despedirme de ti, aunque te quiera, aunque te eche de menos. Porque lo hago, te echo de menos, me hubiese gustado conocerte y reírnos juntos.


Tienes que marcharte de mi cabeza, incluso de mi corazón. Debes dejar tu sitio al niño real, al que de verdad nació, el que está cada noche en mi cama, el que puedo tocar y oler.


Tú ya no necesitas mi cariño. Nunca lo necesitaste. Por eso te digo adiós. Me costará dejarte ir, lo sé, a veces me acordaré de ti, pero cada vez menos, lo siento.


Fuiste tan perfecto que pensé que en ti se encerraba la felicidad absoluta.



*Por: Cristina Casteleiro

184 vistas0 comentarios

No te pierdas ningún contenido

Padres de Hijos con Necesidades Especiales |  2019  | phineblog@gmail.com

Síguenos
  • Twitter - White Circle
  • Facebook - White Circle