• Phine

Has cambiado...


Me imagino que tener un hijo típico te cambia. Pero es muy diferente al cambio que ocurre cuando tienes un hijo con una discapacidad.


Los familiares y amigos que te conocieron antes del nacimiento de tu hijo comentarán cómo has cambiado. Y cuando lo piensas, sabes que tienen razón.


¿Cómo no pudiste cambiar? Tus expectativas cambian, la visión del futuro de tu hijo cambia, comienzas el viaje de aceptación. Tienes que ajustarte a tu nuevo "normal", la palabra "normal" comienza a ponerte de nervios un poco.

Comienzas a celebrar y quiero decir REALMENTE celebrar hitos que las personas con niños típicos dan por sentado.


No abandonas tus sueños por tu hijo, pero tus sueños definitivamente cambian.

Intentas no comparar a tu hijo con los niños típicos, pero a veces es tan obvio que es difícil no hacerlo.

Y luego te das cuenta de que tienes que parar. No es justo para tu hijo y no es justo para ti.

Continúas el viaje de aceptación. Aceptar a tu hijo tal y como es.

Comienzas a ver la belleza en ellos más que nunca. Su alegría, su amor incondicional, su perseverancia, su determinación.

Empiezas a notar las cosas que PUEDEN hacer en lugar de centrarte en lo que aún no han dominado.

Tú cambias.

Te conviertes en un fanático de la investigación y te preparas para ser el mejor defensor posible para tu hijo. Términos médicos y términos educativos que tú nunca antes habías escuchado se convierten en palabras cotidianas para ti.


Cuando ves a otros padres de un niño con discapacidad, te sientes atraído por ellos cuando antes habrías pasado por su lado sin siquiera darte cuenta.

Utilizas palabras como "diferentemente capacitado" en lugar de "necesidades especiales" o "discapacitados mentales".

La palabra "retrasado" hace que el cabello detrás de tu cuello se erice. Aunque tratas de no dejar que te moleste, aunque usaste la palabra tú mismo antes del cambio.

A pesar de que la gente te ha etiquetado como "demasiado sensible" al respecto. No puedes evitarlo. Tú cambias.


Y a medida que te das cuenta de las personas que tienen prejuicios contra tu hijo, también te das cuenta de tus propios prejuicios contra otros.

Tu mentalidad cerrada sale a la luz. No quieres quedarte así. Te ablandas. Tú cambias.

Algunos de tus viejos amigos aceptan el cambio. Algunos no.

Se distancian, tal vez no saben qué decir, tal vez simplemente no pueden manejarlo todo. Cualquiera que sea la razón, ya no están alrededor.

Haces nuevos amigos. Amigos que lo entienden. Amigos que se vuelven como la familia. Amigos que se convierten en tu salvavidas.

¿Yo? Si. He cambiado.


Probablemente soy un poco menos impertinente, un poco más seria. Encuentro alegría en las cosas simples y belleza en lugares que nunca me habría molestado en mirar antes del cambio.

Evito palabras como "tolerancia" y abrazo palabras como "aceptación". Estoy comprometida a juzgar menos y perdonar más.


*Autor: Linda Paulson

https://www.facebook.com/yopuedoserunsuperheroe/posts/849590225464313

Padres de Hijos con Necesidades Especiales |  2019  | phineblog@gmail.com

Síguenos
  • Twitter - White Circle
  • Facebook - White Circle